Investiga I+D+i

Noticias:

Ya tenéis la lista de centros seleccionados para el IX Congreso INVESTIGA I+D+i

TRANSHUMANISMO

TRANSHUMANISMO
« en: 15 Mayo , 2018, 09:27:42 am »
Hola a todos y a todas. Estos días he continuado investigando sobre la nanomedicina, y he dado con un tema que me ha llamado mucho la atención: el transhumanismo. A grandes rasgos, se trata de un proceso por el que el ser humano llevaría a cabo un salto evolutivo, mediante el cual aumentaría tanto su inteligencia como su longevidad. Esta teoría es apoyada por grandes científicos como Eric Drexler (uno de los principales exponentes de la nanomedicina).
 
 Muchos, pensaréis que me he confundido de línea, pero no es así. Lo cierto es que no os culpo. Yo mismo, cuando descubrí qué era el transhumanismo, pensé que tan solo podría estar ligado a la longevidad eterna. No obstante, el transhumanismo se encuentra tan ligado a la longevidad como a la nanomedicina. Afirmo esto, porque ambos son los pilares de esta teoría, sin sobresalir uno por encima del otro. Incluso tiene cabida en el transhumanismo, el tema de las prótesis cibernéticas. Es por esto, por lo que, tal y como muchos estaréis pensando, me di cuenta de que tres de las líneas de esta edición del Programa Investiga, están fuertemente relacionadas con el transhumanismo.
 
 Como decía al comienzo de este tema, el transhumanismo defiende la idea de que, con los grandes avances de la medicina, logremos evolucionar, aumentando así claramente nuestra longevidad. Esto último puede sonarnos un tanto extraño, pues, al fin y al cabo, la especie humana, al igual que todas las demás, siempre ha vivido unida al concepto de la muerte. Sabemos que por mucho que lo deseemos, no somos eternos: algún día nos llegará la hora. O al menos, eso es lo que siempre nos han hecho creer…

 Actualmente, ya no solo se discute sobre la posibilidad de ser inmortales, sino que el tema de debate reside en las normas éticas que se deberían de aplicar en dicho caso. Tal vez puede sonarnos extraño e inverosímil, pero si nos paramos a pensar en ello, se trata de algo bastante lógico: la ciencia avanza a una velocidad increíble, y cada vez, nuestra esperanza de vida es más alta. Lo que antes causaba epidemias, ahora puede ser curado empleado un comprimido o prevenido mediante una vacuna. Si ya no nos estremecemos al nombrar enfermedades como la viruela, la peste o la lepra, ¿por qué no puede ocurrir lo mismo con el cáncer, el sida y llegado el caso, con la muerte? Esto es lo que se conoce como transhumanismo (h+ o H+), término acuñado, entre otros, por Julian Huxley, nieto del autor de la novela Un mundo feliz, Aldous Huxley.

 Esta teoría, aunque no directamente, también fue apoyada por grandes científicos como Stephen Hawking, quien sugirió una situación ideal en la cual nuestros cerebros serían trasladados, o "copiados" como él mismo afirma, a un ordenador. Se basa, para decir esto, en que nuestra esencia, no es más que nuestra propia mente y no nuestro cuerpo. De este modo, jamás moriríamos. También cabe destacar a Ray Kurzweil, quien predice que en 50 años, el hombre habrá causado su propia evolución de una forma artificial. Esto último constituye un hecho de gran relevancia: entre todas las especies, es el ser humano la única que puede generar su propia evolución.

 Pero, ¿qué papel jugaría aquí la nanomedicina? Como todos sabemos, gracias a la nanomedicina, muchas enfermedades como el cáncer podrían desaparecer para siempre al igual que lo hicieron tantas otras patologías en el pasado. Es por esto por lo que la nanomedicina se trata de algo fundamental en este proceso, pues sería capaz de poner fin a enfermedades que a día de hoy causan una gran mortalidad.

 Junto con esta idea de longevidad eterna (empleando principalmente la nanomedicina), el transhumanismo plantea otra revolución: la evolutiva. Muy probablemente, prácticamente todo ser humano cree rotundamente que la evolución humana se ha estancado, y que seguiremos siendo Homo sapiens sapiens para siempre, y que de existir un paso más en nuestra evolución, este sería dado por las generaciones futuras, quizás dentro de cientos, o miles, de años. Sin embargo, un gran número de científicos defiende que el ser humano evolucionará en menos de 50 años, y lo hará por medio de las tecnologías, para dar lugar a lo que denominan Homo deus. Este concepto puede sonar, tan (o incluso más) inverosímil como el que plantee al principio de este comentario. Sin embargo, de nuevo, existe una explicación lógica para esto: dentro de la sociedad, no hay cabida para una selección natural clara, y es por esto por lo que tenemos que ser nosotros mismos los que provoquemos nuestra propia evolución. Y,  ¿qué mejor manera de lograr esto que por medio de la tecnología?

 Esta evolución se basaría en mejorar nuestras cualidades, tanto físicas como intelectuales. Se podría incluso conseguir mantener una imagen joven de nosotros durante toda nuestra vida, por medio de la renovación de tejidos, y rejuvenecimiento de los mismos (todo esto mediante el uso de células IPS, jugando un papel importante dentro de todo esto la nanomedicina).

No obstante, por muy prometedor que pueda llegar a sonar todo esto, el transhumanismo todavía tiene que vencer, una vez más, a la ética. En este caso, esta última se presenta en forma de dudas acerca de, por ejemplo, la longevidad eterna, o el uso de la nanomedicina y de las células IPS para lograr un estado de "juventud eterna". Desde mi modesta opinión, consideró que aunque en un principio todo esto pueda ser criticado, el transhumanismo acabará por ser acogido por la sociedad, como tantas veces ha ocurrido a lo largo de la historia. ¿Acaso se recibió con los brazos abiertos las renovadoras ideas de Darwin?

 Un saludo,
 Emilio Pulido Fraiz, Colegio Manuel Peleteiro, Santiago de Compostela